miércoles, 9 de diciembre de 2009

The Three Rules Expansion

Ale ya, te dije que lo pondría pronto. Como dices que lees mi blog, si quieres reclamar derechos de autor, manifiéstate, si no de momento eres anónimo.

Hace un tiempo ya... escuche a un amigo contar cuales eran las tres reglas básicas que había que tener en cuenta en esto de las relaciones. A mi me parecieron un poco drásticas (por decir algo), ya que siempre he tenido una concepción más romántica del asunto. Lo "gracioso" es que lo expuso en una reunión social, con su chica al lado escuchando impasible. Ok, no iba contra ella ni significa nada, pero un poquito más de tiento no hubiera estado de más...

Así que, como no me convencieron del todo, en esos días estuve meditando un poco y cree mi propia versión de ellas, algo más flexible y diría que más ajustada a la realidad. Pero como estando con pareja no es muy políticamente correcto soltarlo (no vaya a pensarse que va algo mal) y dio la casualidad de que justo a partir de ese día estuve un tiempo emparejado, y después se me ha pasado ponerlo... no llegué a publicar este post.

En este tiempo mis circunstancias y mi forma de pensar en ciertas cosas han cambiado, y puede que ahora sea mucho más escéptico al respecto, pero sigo creyendo que tienen la misma validez:

Primera Regla

Donde él decía "Nada es para siempre" yo matizo "Si no lo cuidas bien, nada es para siempre".

Hay cosas que si permanecen... pero solo si se cuidan. Si pensara que nada es para siempre, no me complicaría en ponerme ningún tipo de atadura con nadie... total, si se va a acabar seguro, mejor ser un Barney y no sufrir por eso, que ya hay muchas otras cosas por las que comerse la cabeza.

Segunda Regla

Él dice "Todo el mundo pone los cuernos" y yo amplío "Si hay necesidad y oportunidad, todo el mundo pone los cuernos".

Este es un tema complejo... depende mucho de la persona en cuestión: hay gente mucho más propensa a las infidelidades que otros... y después están las circunstancias concretas... Yo, por ejemplo, monógamo por ADN, tengo que reconocer que sí que lo hice una vez... (y luego me he alegrado, que se lo merecía). Lo que sí que es cierto, como dice mi regla, es que si hay necesidad (si descuidas íntimamente a tu pareja) y a este/a le surje una oportunidad apetecible... difícil es que se vaya a resistir por muy fiel que sea, que todos somos humanos. Así que cúrratelo un poquito, que no es tan difícil...

Tercera Regla

Venía a ser algo así como "no te lamentes, que ya te avisé de las dos primeras reglas", esta más o menos la mantengo... sería "si no te lo curras, luego no te lamentes de que se cumplan las dos primeras reglas".

En definitiva, que todas las relaciones necesitan algo de esfuerzo... si lo dejas estar, tarde o temprano... adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada